Los geeks y nerds deben gobernar

Rodrigo Soto Moreno

Hace algunos ayeres, tanto en mi paso por la preparatoria, así como por el de la universidad, recuerdo que aquellos individuos como estudiosos, dedicados, cumplidos con las tareas y de buenas calificaciones, obsesionados con el conocimiento, casi siempre eran catalogados como “ratones de biblioteca” o con el actual calificativo de nerd o geek.

Sumado a esto y siguiendo con mis recuerdos de la escuela, todos aquellos individuos, masculinos o femeninos, tachados como nerds o geeks, cargaban con el lastre del “bullying”. Es decir, eran los más propensos a ser atacados, verbalmente o físicamente, al grado de ser ridiculizados por su aspecto físico, sobrio, anticuado y lejos de la moda actual, derivado de la envidia generada por quienes eran mentalmente inferiores.

Está claro entonces que en esa época el clasificar a una persona como nerd o geek tenía una connotación negativa y peyorativa, sin embargo, en la actualidad ambas clasificaciones han recuperado terreno y obviamente prestigio y en muchos casos, ciertos individuos se sienten, o nos sentimos, halagados cuando se les tacha, ya sea de ser un nerd o un geek.

También en esas épocas recuerdo los consejos de varios profesores, quienes remarcaban la importancia de que fuéramos amigos de los más inteligentes, de los que siempre hacían las tareas, de los más cumplidos, es decir de los nerds y de los geeks, esto a razón de que se garantiza que, al establecer relaciones de amistad con ellos, seguro iba a repercutir positivamente no solo en nuestro desempeño escolar, sino también en el profesional, pues como dice el dicho: “el que con lobos anda, a aullar se enseña”. Su servidor, siguió y sigue ese consejo, y me da mucho orgullo tener muchos amigos que son nerds y geeks, y que de igual forma ellos me clasifican como uno de ellos.

Hoy en día los nerds y geeks están reescribiendo su historia, pues la gran mayoría de ellos son quienes están dirigiendo el progreso económico actual, con diferentes propuestas de valor tangible pero especialmente de intangibles, demostrando que el mejor capital que puede tener una nación, una sociedad, una empresa, es el capital humano, es decir el capital intangible; esto lo hemos dicho en muchas colaboraciones, como en el artículo “Cultivemos el capital intangible“.

En noviembre de 2012 escribí un artículo titulado: “Trata bien a un geek, porque puede terminar siendo tu jefe”, esto en alusión a las palabras de Charles Sykes: “Be nice to nerds. Chances are you may end up working for them”, en donde ya se reconocía la valiosa importancia de estos personajes en diferentes áreas del conocimiento y de las industrias que mueven el planeta dentro del espectro económico, pero que ahora ya están influyendo más en el progreso evolutivo de la especie humana.

Hablar de nerds y geeks, es invariablemente atesorar la imagen de Bill Gates, creador de Microsoft; de Steve Jobs y Steve Wozniak, creadores de Apple; de Mark Zuckerberg, creador de Facebook; de Larry Page y Sergey Brin, creadores de Google; de Jack Dorsey, Noah Glass, Evan Williams, Biz Stone, creadores de Twitter; de Jeff Bezos, creador de Amazon; de Elon Musk, creador de Space X y Neuralink entre otras; y un sin fin de diversos nerds y geeks emprendedores.

Pero tampoco debemos olvidar a otros grandes nerds y geeks como Alan Turing, quien desarrolló la teoría de la ciencia computacional y de sus algoritmos; Tim Bernes-Lee, inventor del “World Wide Web”; Ray Tomlinson, quien implementó el primer programa de correo electrónico en el ARPANET; Bram Cohen, quien es autor del protocolo BitTorrent; Bob Kahn y Vint Cerf, quienes inventaron el Transmission Control Protocol (TCP) y el Internet Protocol (IP); Linus Torvalds, creador del sistema operativo LINUX; Nikola Tesla, inventor de la corriente alterna; Charles Babbage, inventor de la computadora programable; Steve Wozniak, cofundador de Apple; Leonardo Da Vinci, pionero de la invención y futurista, Ray Kurzweil, invetor y futurista; entre muchos otros excelentes personajes.

Así como de grandes divulgadores de la ciencia y la tecnología, que tienen algo de nerd o de geek, como Carl Sagan, Stephen Hawking, Richard Dawkins, Neil deGrasse Tyson, Brian Greene, Michio Kaku, Lawrence Krauss, Jacob Bronowski, Bill Bryson, Steven Johnson, David Attenborough, Brian Cox, Stephen Jay Gould, Jacques-Yves Cousteau, Eduardo Punset, Julieta Fierro, René Drucker, Jane Goodal, Rita Levi-Montalcini, Natalie Angier, entre muchos otros excelentes personajes. De antemano pido una disculpa si olvidé mencionar a alguno o alguna nerd o geek en esta colaboración.

Esta nueva influencia y revolución en las industrias de las ciencias de la vida, la biotecnología, mecatrónica, robótica, nanotecnología, astronomía, energía, aeroespacial, pero específicamente en la ciencia computacional y telecomunicaciones, nos dicen que inevitablemente nos estamos enfilando hacia una nueva economía de los nerds y de los geeks, en donde la imaginación de estos es el límite.

Esta nueva economía se puede ver claramente cuando analizamos las marcas más valiosas del 2017, según Forbes, y tenemos la siguiente:

  1. Apple con un valor de marca de $170,000 millones de dólares
  2. Google con un valor de marca de $101,800 millones de dólares
  3. Microsoft con un valor de marca de $87,000 millones de dólares
  4. Facebook con un valor de marca de $75,500 millones de dólares
  5. Coca Cola con un valor de marca de $56,400 millones de dólares
  6. Amazon con un valor de marca de $54,200 millones de dólares
  7. Disney con un valor de marca de $43,900 millones de dólares
  8. Toyota con un valor de marca de $41,100 millones de dólares
  9. McDonald´s con un valor de marca de $40,300 millones de dólares
  10. Samsung con un valor de marca de $38,200 millones de dólares

Si analizamos lo anterior, podemos darnos cuenta fácilmente que 6 de esas 10 empresas son del área o de la industria de la tecnología y muchas de ellas lo que buscan es el capital intangible, ligado obviamente a los activos intangibles que valen más que los tangibles, en lo que podemos denominar como una economía de las ideas; es decir hablamos, como lo hemos dicho en otras colaboraciones, de que la moneda de intercambio es el conocimiento relacionado a los disparos neuronales creativos y a los momentos eureka.

Como dijimos la historia de los nerds y los geeks se sigue escribiendo y ahora no solo las empresas e industrias que están transformando el progreso evolutivo del ser humano, se pelean por tener a los mejores nerds y geeks entre sus filas, sino que mucho de ellos ocupan posiciones directivas de alto nivel, siendo los fundadores, creados o CEO de muchas de ellas. Es por ello necesario recordar, las palabras de Charles Sykes, en relación a que debemos tratar bien a los nerds y a los geeks porque es muy probable que alguno de nosotros termine trabajando para ellos; y con esto recuerdo que muchas veces he dicho que la vida pareciere una rueda de la fortuna, en donde algunas veces estás abajo y otras arriba, y seguro se ha cumplido esto para los nerds y geeks, quienes ahora se encuentran arriba.

Los nuevos “rock stars” de la actualidad son estos personajes obsesionados por el conocimiento y por romper las reglas tradicionales de estructuras de mando central vertical, dando paso a esquemas holónicos empresariales, en donde uno es una parte y un todo al mismo tiempo. Imaginemos entonces el potencial creativo de los nerds y los geeks si pudiésemos lograr posicionarlos en todas las industrias y áreas del conocimiento que son clave para acercarnos a la singularidad de Kurzweil, sobretodo hablando de inteligencia artificial, seguramente al tener a todos esos disparos neuronales absorbiendo, procesando y transmitiendo información, resolveríamos mucho más rápido nuestras diferencias y las dificultades sociales que nos aquejan, así como llegaríamos más rápido al punto de la singularidad mencionada.

Con esto recuerdo que nos quejamos en relación a que los pseudo Sapiens no leen y que muchos a pesar de contar con una carrera académica, también como pseudo Sapiens, pareciera que siempre se durmieron en clase o no aprendieron nada, y por ende han incrementado el analfabetismo funcional lacerante; y con ello ya no hablemos de aquellos que transmiten conocimiento creativo y productivo al escribir o hablar. Pero en el futuro las variables cambian al analizar lo que están haciendo los nerds y los geeks, y vislumbro algo más allá, pues creo que el nuevo analfabetismo será el de aquellos individuos que no sepan escribir código computacional ligado al código del ADN.

Sin embargo, uno de los mejores logros que podrían tener, tanto nerds como geks, es que pensaran en incorporar su sabiduría, conocimiento, talento y tecnología al gobierno, pues con los resultados que hemos tenido de nuestros gobernantes en las últimas décadas, es evidente la necesidad de un cambio donde se tengan individuos que aparte de saber hacer una regla de tres simple, estén más allá del bien y del mal de la corrupción y la impunidad. Es decir, me refiero a que tanto nerds como geeks se centran más en el saber, que en el tener, para ellos es más importante lo que tienen en el librero versus lo que tienen en el ropero.

Además, con sus desarrollos tecnológicos y su pensamiento lógico matemático, es muy probable que generen un código computacional, mediante diversos algoritmos e inteligencia artificial, en donde podamos cooperar como especie, iterar juntos, errar juntos, aprender juntos y darnos cuenta de que somos humanos todos, a pesar de nuestras diferencias de color de piel, nivel económico y creencias religiosas, y que tenemos una responsabilidad no solo con otros seres humanos, sino con todo el planeta y todos los seres vivos; y con todo esto aplicando el pensamiento de Henry David Thoreau, en su Desobediencia Civil, cuando se refería a que el mejor gobierno es el que gobierna menos, y dándole mayor participación a los ciudadanos para que cada uno de nosotros gobernemos iterando como uno y como un todo a la vez, replicando al estructura holónica y copiando el funcionamiento de la naturaleza.

Al final creo que nerds y geeks obtendrán la respuesta del porqué estamos aquí, de dónde venimos y hacia dónde vamos, pues las especulaciones científicas señalan que estamos dentro de una simulación, como en una Matrix, donde toda nuestra experiencia no es más que código de 0 y 1, y por ende que la misma haya sido elaborada tal vez por unos nerds y geeks para analizar nuestra forma de comportamiento.

 

Referencias:

 

https://www.forbes.com.mx/apple-la-marca-mas-valiosa-del-mundo-septimo-ano-consecutivo/

https://www.forbes.com/powerful-brands/list/#tab:rank

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *