Inteligencia corvidae

Tom Murray (image)
Tom Murray (image)

Según Harvey Black en su escrito titulado: “Social skills to Crow About”, publicado en Scientific American Mind, la similitud con la actividad del cerebro humano y los paralelos con la inteligencia social, en general dentro de las diferentes especies, son significativos e importantes, pues los mismos pudieron haber evolucionado a partir del último ancestro en común hace aproximadamente 300 millones de años.

Por otro lado, Nathan J. Emery, del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge, nos habla que el ancestro en común entre aves y mamíferos vivió hace aproximadamente 280 millones de años y hoy en día podemos observar sorprendentes similitudes en las capacidades cognitivas de los córvidos (aves como cuervos, grajos, grajillas, arrendajos, urracas, entre otros) y los primates (chimpancés, bonobos, gorilas, entre otros), destacando la manipulación de herramientas, el razonamiento social y la memoria compleja.

En este sentido, los córvidos, de acuerdo al investigador Emery, no solamente son considerados como los más inteligentes dentro de los pájaros, sino que también pueden ser rivales con los grandes simios, hablando específicamente de su capacidad cognitiva. Por ejemplo, se sabe con certeza que estas aves guardan su comida en cientos de sitios y son capaces de recordar cada uno de esos escondites para acceder al alimento.

Incluso el propio Nathan J. Emery reporta que el ave denominado cascanueces americano, es capaz de almacenar en su memoria hasta 33,000 semillas, que escondió en miles de diferentes sitios para cierta temporada, y recuperar con alta precisión las mismas, a pesar de que algunos escondites hayan cambiado por condiciones climáticas, como estar cubiertos por nieve. Además curiosamente, según lo reporta el investigador Christopher Bird también de la Universidad de Cambridge, el ave arrendajo cuando siente que es observado por otras aves, es diestro de esconder su comida en diferentes lados, pero además crea escondrijos falsos, pues solamente hace una finta de estar guardando comida pero no pone nada en ese sitio.

Dentro de este punto, el investigador Harvey Black, nos habla en relación a que los cuervos vuelan con mayor facilidad cuando detectan que una persona, acercándose a ellos, los está mirando fijamente; caso contrario cuando cierto individuo camina cerca de ellos y no los mira directamente. Es decir, los cuervos saben que están siendo observados por el humano y al sentirlo cerca lo evitan, volando por temor a ser atrapados.

Ejemplos de este punto anterior, los podemos obtener por medio de los trabajos de Barbara Clucas de la Universidad de Humboldt, quien ha determinado que los cuervos pueden aprender ciertos comportamientos peligrosos o no, como una mirada directa o indirecta del ser humano; pasando este conocimiento a las nuevas generaciones de aves de su especie.

Continuando con las ejemplificaciones, el coautor de las investigaciones de Clucas, el estudioso John Marzluff de la Universidad de Washington, nos habla de un experimento interesante, donde dos grupos de personas usando dos tipos de máscaras se aventuraron en diferentes parques de Seattle. Los individuos de la máscara A, fueron quienes atraparon cuervos y aquellas personas con la máscara B, solamente pasaron cerca de los cuervos. Increíblemente, después de 5 años, los investigadores volvieron a los parques estudiados y se dieron cuenta que cuando estos córvidos detectaban a los individuos con la máscara A, volaban de inmediato para evitar ser atrapados, pues recordaban lo sucedido en años atrás. Aunado a esto se observó que también las especies juveniles de cuervos reaccionaban de igual forma, huyendo ante la máscara peligrosa, concluyendo que este conocimiento preventivo fue pasado a las nuevas generaciones para garantizar su supervivencia.

Aquí quiero mencionar lo que dice Marzluff, en relación al reconocimiento de miradas y facial, al señalar que a los seres humanos puede no sorprendernos este tipo de aprendizaje social, pero la realidad es que implica un nivel cognitivo complejo y raro dentro del reino animal.

Hablando de la creación de herramientas, tenemos que los cuervos son capaces de realizar ganchos o palillos, con el fin de alcanzar y poder comer larvas de insectos; además son capaces de enseñar a otros cuervos a hacer sus propias herramientas para obtener alimento, mostrando así fuertes lazos sociales entre sus grupos o comunidades.

En experimentos llevados a cabo por Alice Auersperg de la Universidad de Viena, y mencionados por Ed Young en su blog “Not Exactly Rocket Science” bajo el título de “Crows and parrots – brainy birds, but in different ways”; se les presenta a un grupo de 5 cuervos de Nueva Caledonia y 6 kea (pericos), un problema retador, en donde tienen frente a ellos una caja de plástico transparente con comida dentro, pero no pueden llegar a ella utilizando medios tradicionales; para lograrlo deben valerse de 4 diferentes formas: la primera es jalar una cuerda amarrada a la comida; la segunda es abrir una compuerta y meter la cabeza para obtener su premio; la tercera es insertar una canica para tirar la comida y obtenerla; y la cuarta es tomar un palo para derribar el alimento y así poder comerlo.

La regla fue simple, tanto a pericos como cuervos se les enseñaron las 4 formas de acceder al alimento y cada vez que aprendían una de las formas, la investigadora la cancelaba para forzarlos a encontrar una nueva solución con las otras 3 restantes. Curiosamente, según lo reporta Auersperg, al menos una especie de cada grupo pudo descubrir y realizar las diferentes formas de ganar su premio, mostrando la capacidad de aprendizaje de estas aves.

Para observar cómo resuelven el problema los pericos y cuervos, de este último ejemplo, lo pueden hacer en:

Para cerrar esta colaboración los investigadores se encuentran impresionados con la inteligencia de los córvidos y para muestra el comentario de Bird, al decirnos que estas aves pueden hacer muchas de las mismas cosas inteligentes que un primate; a pesar de que su cerebro es diferente al de un mamífero, especialmente ante la falta de neocórtex (área importante de la cognición), suplido como se piensa por el nidopallium, encargado de las funciones ejecutivas y cognitivas en los pájaros.

Termino con esta frase, dentro del escrito de Nathan J. Emery y que es propiedad de Henry Ward Beeche: “Si los hombres tuvieran alas y plumas negras, pocos de ellos serían lo suficientemente inteligentes para ser cuervos”. Usted tiene la mejor respuesta…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *