Viaje a “La Tierra de las Ideas”

Revista número 47, del 2 al 15 de febrero de 2007, páginas 52 a 54.

Conocimiento = ciencia + tecnología /  población

En cierta ocasión, el gran Víctor Hugo nos hablo del poder que tiene una idea, sobre todo aquella a la que le ha llegado su tiempo.

Pero, ¿qué mejor que hablar de aquella que no descanse más en la mente de su creador, sino que sea compartida y aprovechada para el beneficio de la humanidad?

De esto está compuesto el progreso humano: de una consecución de ideas y de nuestra capacidad de asombro e inquisitiva mental que ha derivado en el desarrollo de la mercancía más cara y preciada en la actualidad: el conocimiento.

Esta es nuestra percepción y aprendizaje en nuestro en cuanto con la misma naturaleza.

Tal vez se puede definir como un binomio inseparable entre la investigación básica y la investigación aplicada; es decir, la suma de la ciencia y la tecnología.

Hablar de conocimiento es hablar de un sistema de valor, en donde se genera riqueza económica y social, soberanía, calidad de vida, entre otros factores; pero, sobre todo se marcan muchas de las ventajas competitivas de un país sobre otro.

INVERSIONES Y GENERACION DE RIQUEZA

A pesar de que el mundo está plano, como lo comenta Thomas Friedman, pues la globalización y competitividad han permeado el conocimiento en las sociedades; muchos países se han avocado a la estrategia de contrastar con mayor fuerza su característica única e irrepetible para atraer  inversiones y generar riqueza hacia dentro y hacia fuera de su territorio.

Tal es el caso de Alemania, país que aprovecha la percepción que se le tiene, como aquel de poetas y grandes pensadores, aquel de las tres copas del mundo, de científicos como Einstein, de músicos como Beethoven, filósofos  como  Kant, mentes enciclopédicas como Leibniz, entre otros grandes, para posicionarse y colocarse la etiqueta de “Tierra de Ideas”, por no decir del conocimiento.

Este concepto pareciera pretencioso, pero si analizamos un poco la historia y el crecimiento científico y económico de este país, nos daremos cuenta de los interesante que resulta su estrategia. Para ello me basaré en el reporte “Invest in Germany – Land of Ideas”.

SISTEMA EDUCATIVO DUAL

Primero, es necesario mencionar que ellos utilizan un “sistema educativo dual”, en donde las instituciones gubernamentales, privadas y de educación se encuentran alineadas en cuanto a las necesidades de la economía. Es decir, las universidades crean perfiles de estudiantes que las mismas empresas van a requerir en su fuerza laboral, en áreas como mecatrónica, tecnologías de información, electrónica, biotecnología, por mencionar algunas.

Claro que este método educativo no es nuevo.

Los alemanes afirman que en 1810 Wilhelm von Humboldt estableció la Universidad de Berlín, primera institución educativa que tuvo como precepto combinar la investigación con la enseñanza, situación a la que actualmente se apegan las Universidades, al asociarse con centro de investigación en ciencia y desarrollo tecnológico, así como con parques de innovación y tecnología.

Por otro lado, de acuerdo a su presentación de país (Invest in Germany), en Alemania, 167 de sus 366 universidades (el país con mayor numero en la Unión Europea), están dedicadas a las ciencias, en ellas la enseñanza hace mucho énfasis en la relevancia practica. Pero también entienden la importancia de la ciencia básica pura, pues cuentan con alrededor de dos mil millones de euros dedicados a apoyar la investigación en diversas universidades.

CREACION DEL PRIMER KINDERGARTEN

 

A su vez no debeos olvidar que fue Friedrich Frobel quien, en 1840 instituyo el primer “kindergarten”, con el objetivo de que los niños se interesaran en el conocimiento jugando, con el afán de que no perdieran esa capacidad de cuestionarse, de preguntarse el porqué de las cosas. De esta forma entiendo la importancia de la ciencia en la educación básica, la cual va creando la semilla de los futuros ingenieros que todos los países necesitan para sumar a su PIB.

Esta variable es medular, pues gran parte de la escasez de alumnos que estudien ciencias y se gradúen profesionalmente en un grado científico o de ingeniería, se debe a formatos muy estrictos para explicar la ciencia, falta de motivación hacia el estudiante, entre otros factores; en suma, se necesitan innovadoras formas para presentar las ciencias y darles mercado entre los niños y jóvenes.

Los alemanes saben esto y por ello, a pesar de su frialdad, muestran creatividad para enseñar la ciencia y poner sonrisas en sus alumnos al aprenderla. Además, dedican fuertes sumas de dinero a la educación de su población en general, pues este rubro ha crecido 38 por ciento en los últimos siete años.

CENTROS DE INNOVACION E INCUBACION

Siguiendo el reporte (Invest in Germany), se comenta que existen 397 centros de innovación e incubación dedicados a atender las necesidades de 12 mil compañías ya establecidas o las conocidas “start ups”, lo que da como resultado que, de acuerdo a datos del reporte, en promedio cada 23 minutos se está registrando una patente alemana en la Oficina de Patentes Europea.

Lo anterior proviene de una gran cultura histórica de investigación científica, sobre todo en el área básica, que después aplica los conocimientos adquiridos para su comercialización.

Ellos están conscientes de la importancia de la búsqueda del conocimiento, por el simple placer de conocer, por el afán de responder preguntas y comprender el mundo que nos rodea.

Aunque muchas veces estas investigaciones no tienen aplicación comercial inmediata, las teorías obtenidas han revolucionado campos como el de la física. Con la relatividad de Albert Einstein; el Electromagnetismo, de Maxwell; el Principio de Incertidumbre, de Heisenberg, entre muchos más.

76 PREMIOS NOBEL ALEMANES

Gracias a ese cuestionamiento natural, los científicos alemanes ostentan alrededor de 76 premios Nobel, 65 de ellos en áreas relacionadas con las ciencias naturales y la medicina.

Tan solo en Max Planck Gesellschaft (MPG) ha logrado igualar a universidades americanas en la producción de premios Nobel; por ello, los científicos alemanes han tenido la satisfacción de ser los más citados (en ciertos meses) en revistas de ciencia prestigiadas, en áreas como física, química y materiales.

Como comenté anteriormente, Alemania ha comprendido el lugar de los actores que impulsan el desarrollo científico; motivo por el cual las universidades, los institutos de investigación y las compañías forman “clústeres” para compartir su conocimiento y pericia en alguna materia, a la vez que inyectan activos a la economía de los intangibles.

Éstos (intangibles), de acuerdo a “The World in 2007”, de la revista The Economist” aportan más de la mitad de la capitalización del mercado de las compañías que cotizan en la bolsa de Estados Unidos.

Es decir, las compañías buscan el talento en sus contrataciones, ejemplificando en individuos capacitados fuertemente en áreas del conocimiento, manejo de patentes y el conocido “know-how”. De ahí que la propiedad intelectual sea celosamente protegida en la Tierra de las Ideas.

En el reporte (Invest in Germany) se nos muestra otro dato muy interesante de la composición de infraestructura científica en este país: estamos hablando de 257 institutos que emplean a 70 mil personas que hacen investigación en diferentes y diversas áreas de la ciencia y la tecnología, y que posteriormente patentan sus trabajos.

En síntesis, la estrategia alemana tiene un engrane central llamado: “coopetition”; es decir, la fusión de la competencia con la cooperación, pues se ha comprendido que la vinculación entre los actores de la ciencia y la tecnología deben unir esfuerzos en el sentido de la creación de valor a través de la inversión en activos que no podemos ver, ni tocar: los intangibles.

TALENTO Y CAPITAL INTELECTUAL

Talento y capital intelectual es lo que mueve las divisas de los países; entre otros  aspectos, esto es lo que está haciendo que perdamos competitividad ante otros países, como es el caso de la India y China.

Este último es el que nos ha superado como principal socio comercial de Estados Unidos.

En nuestro caso particular, el dinero colocado en educación y sobre todo en educación para la ciencia, así como en investigación básica, no debe ser visto como un gasto, sino como una inversión a largo plazo, pues esta suma de activos intangibles es equivalente al desarrollo regional.

Para terminar, voy a  mencionar lo que dice Wikipedia: “la ciencia básica es el corazón de todos los descubrimientos, y el progreso está basado en experimentos controlados”.

Algo de todo esto debemos extrapolar a nuestro modelo económico y de investigación científica y tecnológica.

Bibliografía

http:/www.land-of-ideas.org

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *