Las TICs y su búsqueda utópica de educar

Revista número 110, noviembre 2010, páginas 4 a 6

Apretó un botón, y su dispositivo electrónico tipo “tablet pc” encendió, para que con el ligero movimiento de su dedo índice derecho deslizara la flecha en la pantalla que decía el característico “slide to unlock”.

Fue de esa forma como Camila comenzó a navegar en su iPad, primero abriendo su cuenta de twitter, mismo que podía convertirse en una distracción, pero ahora lo tenía controlado como herramienta de trabajo, y fue así como buscó la liga que le había indicado su profesor, en relación a la tarea que había que entregar, a fin de acumular puntos para el examen final.

Antes de sumergirse en las asignaciones pendientes de su maestría, Camila, pensó por unos minutos cómo con un solo botón se podía acceder por un lado a un sinfín de distracciones, que irremediablemente llevarían a un momento de exquisitez lúdica a cualquier estudiante que no tuviera bien establecidos los cimientos del auto aprendizaje.

¡Qué afortunada era ella de tener la oportunidad de aprender con una herramienta tan prolífica en materia de conocimiento! Aunque reconocía que este esquema no habría funcionado en una etapa más temprana de su vida; ahora estudiaba la maestría, y había adquirido esa necesidad casi adictiva de centrar sus esfuerzos mentales en el estudio para obtener las mejores notas y conservar la beca de excelencia que la hacía mantenerse en óptimo nivel de desempeño educativo.

EL RETO DE LAS TICS

Lo desafiante, pensó de nuevo Camila, era colocar este tipo de instrumentos en manos de estudiantes más jóvenes, pues no se garantizaría que le sacaran el provecho necesario, y fue así como identificó dos variables clave para el éxito de las tecnologías de información y comunicación en la educación.

La primera era el compromiso del alumno con el estudio, el compromiso de querer adquirir nuevo conocimiento y reforzar el adquirido; pero, sobre todo, estar listo para laborar bajo el esquema del auto aprendizaje; la segunda era la capacitación de los maestros, para que, teniendo las herramientas de las TICs, pudieran crear planes de estudio y clases en las aulas y fuera de ellas, para incitar al estudiante a tomar la iniciativa de aprender y estudiar por cuenta propia, mientras los libros, las libretas y el pizarrón quedan sintetizados en un dispositivo electrónico de conocimiento.

Pero, ante la falta de madurez –meditó Camila- , es difícil que podamos encontrar en los educandos el verdadero deseo de aprender. En esa forma, ¿sería entonces el profesor aquella figura de enlace entre las tecnologías de información y comunicación y los dispositivos computacionales y el alumnado, con o sin deseos de aprender, para garantizar el correcto aprovechamiento de los cursos en la mente de cada uno de los estudiantes?

El razonamiento y la aparente conclusión de Camila sobre el papel de las TICs en la educación es compartido por diversos expertos en la materia, quienes refieren que los educandos de mayor edad, y en el apartado de educación superior, tienden al auto aprendizaje, sobre todo los alumnos de maestría y doctorado, de modo que aprovechan de mejor forma lo que pueden ofrecer el hardware y software educativo de las TICs.

Pero, en el apartado de educación básica y media, resulta complicado que dichas herramientas proporcionen la calidad educativa que se requiere, puesto que, en muchos casos, solamente promueven la distracción de los estudiantes, quienes las ven como zonas de esparcimiento y actividades lúdicas, de modo que no las aprovechan en absoluto, para amasar conocimiento y buscar avanzar escalones del aprendizaje.

FUNCIONAMIENTO DE LAS TICS Y LA EDUCACIÓN

En este sentido, diversos organismos de alto prestigio se han avocado a la tarea de analizar el funcionamiento de las TICs en apoyo a la educación. Tal es el caso de la UNESCO, que en su página web comenta que el uso de las TICs en y para la educación es visto globalmente como una necesidad y como una oportunidad.

De la misma forma, en su sitio web, la UNESCO postula que da una alta prioridad a la utilización de las TICs para el desarrollo más equitativo y pluralista en la educación, con el objetivo de ampliar la base de conocimientos, enfocados en los siguientes puntos:

  • Utilizar las TICs para acelerar el progreso de la educación para todos y que se puedan usar durante toda la vida educativa.
  • Lograr que las TICs puedan dar un equilibrio entre la equidad y excelencia en la educación.
  • Hacer que las TICs logren conciliar a la universidad y la especificidad de conocimiento.
  • Establecer mecanismos para que la educación de los individuos y la sociedad se beneficien de las TICs.

CIUDADES DEL CONOCIMIENTO

Una de las propuestas por parte de la UNESCO, para dar seguimiento y respuesta a los puntos antes mencionados, es crear sociedades del conocimiento, que deberán, según su escrito de “Education in and for the information society”, reducir la brecha digital que muestra las disparidades en el desarrollo de diferentes países y sociedades en cuanto los beneficios de la información y el conocimiento.

Posteriormente, se debe garantizar que en esas sociedades exista la libre circulación y acceso igualitario a datos, información, prácticas y conocimientos; y, por último, construir un consenso necesario de normas y principios de esas sociedades, hablando así de un marco ético de comportamiento en el acceso y flujo de saber y conocimiento.

Una de las bases de sustento de estas sociedades del conocimiento, señaladas por la UNESCO en el mismo escrito mencionado, será el compromiso con los derechos humanos, así como con las libertades fundamentales, incluso la libertad de expresión, asegurándose de la completa realización de la correcta educación y la inclusión de la diversidad cultural; al igual que el acceso de dominio público a la información y el conocimiento para propósitos educativos y culturales, lo más amplio posible y de la mejor calidad.

Sin embargo, considero, que esa tarea de construir sociedades del conocimiento resulta igual de atractiva que compleja, pues hablamos de que se requiere un amplio esfuerzo, no solamente del gobierno, para la inserción del conocimiento en la sociedad, sino atacar y transformar el núcleo básico de las mismas, que es la familia, para garantizar la correcta construcción de este mega proyecto.

TRAS LAS FAMILIAS DEL CONOCIMIENTO

Resulta comprensible el funcionamiento de las TICs en todos los niveles educativos, con la garantía de que las familias sean familias del conocimiento. Es decir, estamos hablando de que los núcleos básicos de la sociedad trabajarían en conjunto con los maestros para desarrollar el máximo aprovechamiento y aprendizaje de los hijos y/o alumnos, según sea el caso del tutor, el maestro o el mismo padre o la madre.

Hablamos de familias interesadas en que sus hijos obtengan conocimiento, sobre todo científico, y de que los gobiernos permeen al mismo tiempo todos los escalones de la pirámide social, sin dejar a ningún alumno fuera de las aulas de la academia. De esta forma, ¿quién mejor que las TIC para regar saber entre los aspirantes a “eruditos” en alguna materia para hacer llegar a los rincones más apartados la luz de lo que podría llamarse la nueva ilustración y que fuese dotada de un toque de romanticismo para incorporar las artes y la cultura en general en esa educación llevada por bits y bytes?

Pero estos pensamientos en voz alta son de nueva cuenta una utopía que eleva, según la UNESCO, el papel de las TICs al ser vistas, dentro de las sociedades del conocimiento, tanto como utensilios para la disciplina educativa, como pedagógica, para el desarrollo de servicios educativos efectivos.

MECANISMOS DE INFORMACIÓN Y TRANSFORMACIÓN

Empero, las TICs no serían las tradicionales herramientas, pues la UNESCO añade que fungirían como mecanismos de información y transformación en los medios de comunicación y nuestros procesos de pensamiento y creatividad.

Por otro lado, la premisa de creación de estas sociedades del conocimiento es, según la UNESCO, que diversos especialistas señalan que si no se tiene un uso sensato de la tecnología, en este caso de las TICs, diversos países en desarrollo serán incapaces de satisfacer las necesidades básicas de educación de los niños, jóvenes y adultos, con lo que no estarían en condiciones de cumplir con la demanda de educación superior y de la educación continua a lo largo de nuestras vidas.

En apoyo a lo anterior, la UNESCO reconoce, dentro del mismo documento de “Education in and for the Information Society”, que un solo modelo educativo no sirve para todos, y subraya la importancia de caminos alternativos para la escolaridad, y toma, para el caso analizado, las TICs como ese camino alterno para conseguir la educación de calidad.

LA CONTRAPARTE

En la contraparte tenemos a InfoDev, un programa de asociación con el Banco Mundial, que ayuda a los países en desarrollo a utilizar la innovación y la tecnología de información y comunicación para lograr el crecimiento económico, el desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza.

Este programa ha creado una serie de “mapas del conocimiento”, en que analiza el uso de las TICs en la educación, particularmente en el punto de la inversión económica de las mismas en los países de la OCDE. Los resultados encontrados son los siguientes:

  • El impacto del uso de las TICs en el aprendizaje no es claro y sigue siendo tema de gran debate.
  • Falta crear metodologías estándar e indicadores para evaluar el impacto de las TICs en la educación.
  • Continúa una desconexión para avanzar en el uso de las TICs en la educación, con el fin de generar nuevas prácticas y habilidades de aprendizaje y fomentar el pensamiento del siglo XXI, así como su aplicación real, principalmente para la alfabetización informática y difusión de material didáctico.
  • Existe poca información en relación al costo de las TICs en las iniciativas de educación y los resultados esperados en materia de aprovechamiento escolar.
  • Existe un gran interés en el uso de las TICs en la educación, para aumentar el aprendizaje, primordialmente en entornos difíciles en países en desarrollo.
  • Carecemos de buenas prácticas y lecciones aprendidas para el desarrollo de una red escolar, que sea difundida y traducida en formatos de fácil acceso para aquéllos que formulan políticas educativas en países en desarrollo.

En forma de conclusión, InfoDev señala que, aunque el impacto en el rendimiento estudiantil es todavía un tema de debate, parece existir un consenso sobre que el uso de las TICs en la educación puede ayudar a suscitar y permitir la reforma educativa, además de que las TICs son una herramienta útil tanto para motivar el aprendizaje como para promover una mayor eficiencia en los sistemas educativos y obtener mejores prácticas, sobre todo en los países en desarrollo.

Para finalizar, considero que las TICs han probado ser un mecanismo disruptivo de cambio y transformación en diversos ámbitos sociales; sin embargo, todavía tienen que probar su valía en materia educativa, sobre todo si hablamos de la educación básica, donde más que educar, pueden contribuir a las actividades lúdicas y de ocio, además de que el gran universo de información que ofrecen requiere que la mente del alumno tenga la capacidad crítica de análisis, pero sobre todo de síntesis para concretar los datos de conocimiento, así como validar que la información encontrada tenga veracidad y se encuentre sustentada bajo el método científico.

EDUCACIÓN SUPERIOR

Por lo anterior, los alumnos de educación superior son los que han abrazado el auto aprendizaje como bandera, y gracias a ello pueden presumir de que el uso de las TICs les funciona como instrumento de trabajo y educativo de forma constante; no solamente para un curso educativo, sino para futuras investigaciones en su campo de acción profesional.

Tampoco debemos descartar la correcta formación pedagógica y educativa de los maestros, en relación con el manejo de las TICs para la educación, pues hablamos de trasladar el pizarrón y los libros de texto a dispositivos electrónicos que fungirían como material de apoyo para coadyuvar en su profesión de educar.

Sin la formación adecuada de los profesores para convertirlos en expertos de las TICs para educar, no podremos garantizar el aprovechamiento de calidad de los alumnos y solamente hablaremos de otro programa más de tecnología educativa fracasado.

Para cerrar, no debemos olvidar que la verdadera búsqueda, como lo comenta la UNESCO, de las sociedades del conocimiento, es la tarea más difícil de lograr, pero también la que promete con mayor certeza conseguir que las TICs sean motores de cambio y crecimiento educativo, haciendo llegar la educación a los rincones más alejados del orbe. Pero para ello debemos seguir fomentando la divulgación del conocimiento científico, como lo hace esta revista y esperar que sus esfuerzos sean comprendidos por la sociedad.

 

Referencias:

Knowledge Maps – ICT in Education, The International Bank for Reconstruction and Development / The World Bank, 2005.

Guttman, Chynthia. Education in and for the information society, UNESCO, 2003.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *