Las nuevas ‘eurekas’

Número 33, del 26 de mayo al 8 de junio de 2006, página 82.

Ciencia y espíritu emprendedor en el Tecnológico de Monterrey

A pesar de los esfuerzos realizados por la globalización y la competitividad, la brecha social todavía nos arroja datos duros preocupantes.

Por ejemplo, de acuerdo con información del sitio www.gapminder.org, en el año 2000, el 20 por ciento de las personas poseían el 74 por de los ingresos en el mundo; asimismo, la región de Latinoamérica contaba aproximadamente 40 millones de pobres

En este tenor, el Banco Mundial nos dice que en cuanto al PIB per cápita del año 2003, América Latina contaba con seis mil 990 dólares; es decir el 24.52 por ciento de los 28 mil 500 dólares que tenía en ese entonces la OCDE.

ESFUERZO UNIVERSITARIO Y PRODUCTIVIDAD INDUSTRIAL

La respuesta a las carencias y a tender un puente a estas disparidades debe venir de los beneficios que promueven la ciencia y la tecnología. Es decir, el vincular el esfuerzo universitario con la productividad industrial siempre ha resultado en incrementos directos en los ingresos de los individuos, así como en el aumento del PIB de los países.

Dentro de esta vertiente es como el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey genera el modelo emprendedor en el plan de estudios, pero sobre todo en la mente de sus alumnos. Su teoría es que un egresado no debe estar tocando puertas; por el contrario, debe abrir puertas y nuevas rutas para emprender negocios.

Estamos hablando de que en el escenario ideal no busque empleo, sino que cree  empleos, por medio de la incubación empresarial.

Se pretende que las nuevas “eurekas” vengan de modelos sistemáticos de investigación, en donde los alumnos sean los artífices de nuevos desarrollos científicos y tecnológicos, que, bajo un cuidadoso plan de mercadotecnia, puedan no solo mantenerse a flote en el vendaval del mar abierto del mercado, sino que  también generen industrias del conocimiento y que atraigan talento a ellas, generando así empleo.

En esta economía que estamos viviendo, el modelo educativo que debe perseguir el Tecnológico de Monterrey es de crear trabajadores del conocimiento; pues son precisamente los intangibles los que son demandados. Ya no vale el tener sino el saber, y el futuro del poder está en cada individuo. El peso de mil 300 kilogramos de dendritas y axones es lo que mas valúan empresas como Google, que recientemente reclutó a su personal mediante un espectacular en la calle, en donde se pedía que resolvieran una ecuación, para que posteriormente entraran a una dirección web y de ahí, al resolver otro modelo matemático, les daba la entrada a una entrevista para ser seleccionados por la empresa.

El día de hoy, la ciencia ligada a la aplicación productiva y tecnológica es lo que piden desesperadamente las industrias. Es de aplaudir el esfuerzo del Tecnológico de Monterrey, al ligar la investigación científica y la productividad laboral en tecnología, al igual que la generación de empresas para ofertar empleo y no solo pedirlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *