El Enorme poder de las pequeñas ideas

 

Número 8 – Fecha: 10 al 23 de Junio 2005. Página 14 y 15.

Axones, dendritas, células gliales y neuronas componen una red de conexiones dentro de nuestro cerebro para coordinar y transmitir información hacia el cuerpo.

En este universo de enlaces, similares a los circuitos y cables de una computadora, tenemos que el cerebro inicia en su etapa fetal liso y va formando pliegues hasta alcanzar su madurez aproximadamente a los 20 años de edad.

De acuerdo con la doctora Nancy C. Andreasen, editora en jefe del American Journal of Psychiatry, los pliegues del cerebro responden a una solución de ingeniería de la naturaleza, para poder albergar el gran número de células de mando en el cráneo, sin hacerlo demasiado voluminoso.

Criaturas humanamente inteligentes

Es así como estos dobleces nos diferencian de las demás especies animales que habitan en nuestro planeta, haciéndonos criaturas animales inteligentes, gracias a la cantidad de datos que podemos almacenar y lo que hemos podido crear con esa información, poniendo en práctica nuestra mente creativa.

Siguiendo este camino de comprender la creatividad y el desarrollo neuronal, la doctora Andreasen nos explica el proceso de la sinaptogénesis, que permite que las células se comuniquen entre sí, y que, apoyado por la apoptosis o muerte celular programada, mantiene un equilibrio adecuado entre las conexiones neuronales. Es decir, conforme nace el ser humano, se va desarrollando todo un sistema de comunicación en su cerebro, que va desde la infancia hasta la adolescencia, donde nacen y mueren células hasta lograr un “justo medio” en la comunicación correcta, rápida y eficiente en nuestro cuerpo. La pregunta que surge entonces es ¿Cómo desarrollar de mejor manera el cerebro? ¿Cómo programar a un ser humano para que sea creativo e inteligente?

El cerebro en constante remodelación

De acuerdo con diversos científicos, nuestro cerebro se va remodelando constantemente, conforme vamos aprendiendo nuevas cosas; incluso requerimos del sueño, no sólo para descansar el cuerpo, sino para que la mente asimile todo lo instruido durante el día  se vaya almacenando adecuadamente para cuando requiramos tener acceso a cierta información.

Esto es similar a lo que sucede cuando “defragmentamos” el disco duro de nuestra computadora para mejorar su rendimiento. Es más seguro que, si nos enseñan una ecuación matemática podamos resolver los ejercicios de ésta en la mañana después de dormir.

Esta plasticidad cerebral o capacidad de cambio dinámica, está ligada directamente con la inteligencia y creatividad.

El poder reestructurar nuestra mente para pensar en formar no tradicional aumenta nuestra capacidad de ser creativos. Como dijera Albert Einstein: “La imaginación es más importante que el conocimiento”, o podemos mencionar a Tomás Alva Edison, que dice: “Un genio es 1% inspiración y 99% transpiración”.

La creatividad temprana

La creatividad temprana se puede relacionar con niñez, pues cuando somos pequeños tendemos a ser una especie de esponjas de información; por eso analizamos todo nuestro entorno con nuestros sentidos para transportar los datos hacia el cerebro y formarnos una idea del mundo a nuestro alrededor. De ahí que sea más fácil aprender idiomas en una temprana edad que cuando estamos viejos.

El secreto está en el poder de las ideas, en la capacidad imaginativa que diversos personajes de la historia han tenido, como Leonardo Da Vinci, quien logró concebir siglos antes invenciones tales como vehículos alados, el submarino, máquinas de guerra, etc., mismas ideas que llevaron a Bach a crear sus composiciones musicales. De acuerdo con el doctor Hoftstadter, las fugas improvisadas en este tipo de música equivalen matemáticamente a jugar 6 juegos de ajedrez sin ver y ganarlos todos.

Cambios en el cerebro

Todo parte de ideas que logran excitar las neuronas interconectadas y que potencian a largo plazo nuestra mente, dándose así cambios en el cerebro, como lo que sucede en el aprendizaje. Pero este mecanismo de potenciación debe darse a niveles de las dendritas para transmitir información específica y detallada, así como incorporando la asociación de células y el hipocampo de la memoria. En mi opinión dentro del proceso creativo, podemos pensar en el filtro talámico, que se encarga de analizar los billones de pedazos de información que recibimos en un proceso que se realiza a la velocidad de la luz, para valorar lo que es relevante (creativo) y lo que puede ser ignorado (tradicional o común).

En la actualidad, el poder de una idea creativa se traduce en sustentar toda una economía en ella; por ejemplo, el imperio comercial que se ha creado con la idea de Henry Ford y el proceso de producción en serie; Linus Torvalds y su sistema operativo Linux. De esta forma compartimos el pensamiento de Kjell Nordstrom de que “el talento mueve al capital”, y la herramienta económica más importante de todo ser humano es su cerebro, y la excitación de las conexiones neuronales para llegar a ser creativos.

Para concluir dejo esta frase: “Una invasión de ejércitos puede ser detenida, pero no una idea cuyo tiempo ha llegado”, Víctor Hugo (1802 – 1885).

Para tener una mente creativa

Pasos para tener una mente creativa, de acuerdo al doctor Ulrich Kraft, escritor y médico alemán.

  1. Capacidad de asombro. Retener un espíritu de descubrimiento, con curiosidad de niño por el mundo que nos rodea. Cuestionar todo aquello  que los demás consideran obvio.
  2. Motivación. Si surge cierto interés en algo, debemos seguirlo.
  3. Coraje intelectual. Debemos pensar fuera de los principios establecidos.
  4. Relajación. Tomar el tiempo necesario para “soñar despierto”. Buscar formas de relajarnos y conscientemente ponerlas en práctica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *