Darwin y la evolución sexual

 

Número 11 – Fecha: 22 de Julio al 4 de Agosto 2005. Página16 y 17.

La fórmula clave: inteligencia + bondad + creatividad

Darwin es relacionado claramente con la selección natural y la evolución de las especies, principalmente con la del hombre. La tesis central de este trabajo la podemos ligar directamente con la frase: “supervivencia del más apto” (survival of the fittest), pero se debe señalar que existe un trasfondo de esta tesis, que ha despertado el interés de diversos científicos, particularmente biólogos. De acuerdo con el connotado psicólogo evolutivo Geoffrey Miller, es necesario saber diferenciar en el modelo darwiniano la selección natural y la sexual. Siendo así, nos enfrentamos a una nueva oración que podría sustituir a la anterior: “supervivencia del atractivo sexual” (survival of the sexiest).

Dentro de esta hipótesis, lo interesante reside en ver cómo ciertas características del sexo masculino en las especies se han erigido como atractivas hacia el sexo femenino. Podemos comentar que caracteres que parecen ridículos desde el punto de vista de la adaptabilidad natural, como lo es la colorida cola del pavo real, ahora resurgen como indicadores clave para el apareamiento.

Es decir las plumas llamativas de la cola de esta ave la hacen verse como una presa fácil para sus depredadores; sin embargo, dentro del rito previo al sexo, la hembra nota este aspecto como seductor y le permite al pavo real macho aparearse, dejando este conocimiento en los genes de su descendencia.

Peculiaridades genéticas

Al igual que este pájaro, otros animales poseen peculiaridades en su genética que usan en el cortejo para obtener la aprobación de la hembra y poder copular: el canario canta, el carnero exhibe sus largos cuernos, el león su larga melena, etc. En el caso del hombre, no es distinto, pues estudiando su evolución sexual, el científico Miller nos comenta que el lenguaje es uno de los factores clave. Se piensa que el hombre desarrolló éste para poder comunicarse con sus semejantes y así subsistir; pero el complejo sistema de vocabulario y construcción de oraciones fue modificándose para convertirse en un elemento de interacción social, de modo que los hombres más cultos se exhibían ante las mujeres para mostrar su inteligencia y capacidad de construir el discurso, mismo que resultó cautivador para las damas.

Se infiere así que las personas en la actualidad compiten dentro de un grupo por decir cosas y mostrar cualidades de memoria, combinación de palabras, etc…De ahí que se recurra en el argot popular a decir: “verbo mata carita”.

Impacto emocional de la música

Otro aspecto que entra en el ámbito del ritual sexual es la música, debido al gran impacto emocional que tiene en las personas, y como ésta no encaja en el molde de supervivencia tradicional, Geoffrey Miller nos pone de ejemplo cómo la complicada composición matemática musical de los seres humanos se asemeja a las señales acústicas que emiten las ballenas, los pájaros y los gibones como señal de cortejo. Para los biólogos evolutivos, la música es precisamente un sistema que permite a los individuos mostrarse como coordinados y virtuosos, para el caso de los bailarines y músicos, característica sexual atractiva, que los prueba como sujetos con altas probabilidades de ser seleccionados sexualmente por el sexo opuesto.

En este tenor debemos señalar cómo el circuito neuronal y de circunvoluciones cerebrales, está directamente relacionado con la evolución sexual del individuo. Nuestros ancestros, al igual que lo hacemos nosotros en la actualidad, exhibieron y utilizaron su creatividad mental para poder tener sexo, bajo el esquema de atributos que, desde el punto de vista de la mercadotecnia femenina, son calificados como atractivos.

Incluso halando de la palabra “atractivo”, existe un estudio realizado por David Buss, eminente psicólogo evolucionista, en el que se analizaron 37 culturas en todo el mundo para un total de 16 mil sujetos que contestaron un cuestionario que les pedía señalar las variables que eran más importantes para individuos de cada sexo en relación a su pareja.

Bondad e Inteligencia

El resultado, sorpresivo para muchos, consiste en que no fue la belleza física, ni el dinero, ni el estatus los que consiguieron mejor puntuación, sino la bondad y la inteligencia. Continuando con nuestros ejemplos de jerga popular, aquí desgraciadamente no aplica el dicho de: “Dinero mata todo”.

De nueva cuenta surge la hipótesis de Miller, al hablar del por qué Darwin trató de explicar la bondad y la inteligencia en los homínidos, y dijo que nuestros ancestros, que fueron más bondadosos y más inteligentes que el promedio, tuvieron oportunidad de atraer más parejas y de mejorar calidad que el resto del grupo. También comenta sobre cómo el hombre pudo utilizar el lenguaje como ventana de su cerebro, para expresar sus deseos, experiencias pasadas y futuras, creencias, etc…, variables que fueron clave en la mente creativa de la actualidad, así como en el cortejo sobre las mujeres.

Estamos ante una nueva etapa de la comprensión de la naturaleza biológica del ser humano; nuestra evolución ha estado ligada estrechamente al sexo, en que la mujer juega un papel crucial al catalogar ciertos atributos como atractivos, mismos que van a permitir que el hombre tenga pareja, se reproduzca y pasen así a la siguiente generación de individuos.

Inspiración matinal

Para finalizar, me gustaría citar al economista Kjell Nordstrom, quien nos comenta cómo la nueva generación de personas tiene dos ideas primordiales en la mente: “comprar y tener sexo”, esto, en virtud de que hace a las personas sentirse vivas, y en cierta forma es s inspiración para levantarse en las mañanas.

Sin embargo, remarca que hay que tomar muy en cuenta la frase de “survival of the sexiest” para en verdad comprender cómo la biología evolutiva nos ha mostrado el camino a seguir para avanzar como especie y como civilización, y que el factor de competitividad más importante en la sociedad actual pesa alrededor de 1 kilo 300 gramos (el cerebro), por lo que resulta vital seguir alimentando éste para continuar nuestro desarrollo creativo inteligente, sin olvidar el marco ético de comportamiento aunado a la bondad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *