Curiosos por naturaleza

ideas2pencil

Me gusta pensar que somos más exploradores que conquistadores; por mi parte sería sencillo comulgar con los primeros. Lo anterior debido a que tenemos la curiosidad impresa en nuestros genes y por eso constantemente estamos explorando el mundo que nos rodea y embarcándonos hacia el universo, hacia el cosmos.

Dice Ray Kurzweil que después del Big Bang, del inicio de la creación, la física dio lugar a la química; posteriormente la química dio origen a la biología; para que después la biología diera lugar a la neurología y ésta a los disparos neuronales y por ende a las ideas creativas y momentos eureka.

Aunado a esto, como lo señaló Carl Sagan, nuestra capacidad de generar ideas y transmitir las mismas por medio de la escritura y ahora con los bits y bytes digitales, hemos avanzado y evolucionado con pasos de gigante.

De igual forma, Carl Sagan nos dice que a pesar de las ventajas materiales de nuestra vida sedentaria, ésta nos ha dejado parcialmente satisfechos e incluso después de alrededor de 400 generaciones, todavía no hemos olvidado el camino abierto a donde se esconden nuevos secretos y donde nos esperan nuevas aventuras. Continua Sagan argumentando que hemos invertido nuestro tiempo, de forma romántica, en lugares lejanos y comprendimos que los inviernos largos, los veranos cortos, las cosechas rebosantes, nuestra existencia y la de las estrellas no duran para siempre.

Prosigue Sagan citando a Herman Melville, en Moby Dick: “Me siento atormentado por un eterno deseo por las cosas remotas. Me encanta navegar en mares prohibidos”. Termina Carl Sagan diciendo que en algún confín del cosmos existen otros planetas similares a la Tierra, tal vez con vida primitiva o inteligente, girando alrededor de una estrella como nuestro Sol, esperando a ser descubiertos por nosotros.

Pero un punto muy importante, además de lo descrito, fue la capacidad inquisitiva y curiosidad que tenemos los seres humanos, nos permitió hacernos de las herramientas necesarias para dar esos saltos evolutivos, es decir aprendimos a aprender o en resumidas cuentas nuestra curiosidad nos hizo acercarnos a la naturaleza y entender el porqué de las cosas, convirtiéndose en la base del conocimiento.

Además de todo lo anterior, dentro de el libro 1001 IDEAS that changed the way we think, se nos dice que nuestros ancestros homínidos abrieron sus módulos mentales y las ideas y la información empezaron a fluir libremente, proceso al que el arqueólogo Steven Mithen ha denominado como “fluidez cognitiva”.

En ese tenor, continua el escrito de las ideas, es probable que las primeras ideas del hombre tuvieron aplicación práctica, como en el desarrollo de las herramientas. Posteriormente los seres humanos aplicaron el pensamiento creativo, para desarrollar cosas como la ropa, la joyería, y el increíble arte pictórico que observamos en las cavernas. Después con el levantamiento de civilizaciones como Sumeria, Egipto, Grecia y Roma, surgieron diversos conceptos abstractos como las matemáticas y la filosofía.

Tal vez un acercamiento certero a definir nuestra curiosidad es aquello que nos dice el personaje de Cooper, dentro de la película Interstellar: “La humanidad nació en la Tierra, pero no está destinada a morir aquí”. Pero sobre todo cuando Cooper señala: “Nos gusta definirnos por medio de la habilidad que tenemos para sobreponernos a lo imposible, y contamos esos momentos, que nos hacen apuntar alto, romper las barreras y buscar alcanzar las estrellas, es decir hacer conocido lo desconocido. Contamos esos momentos como nuestros logros más destacados. Pero hemos perdido eso. O tal vez hemos olvidado que todavía somos pioneros y que apenas hemos comenzado y que nuestros mayores logros no pueden estar detrás de nosotros, porque nuestro destino está por encima de nosotros”.

La clave entonces es continuar siendo curiosos y mantener esa capacidad inquisitiva para preguntarnos el porqué de las cosas y así seguir resolviendo los enigmas del cosmos y continuar nuestra aventura de exploradores, no solamente en otros confines del planeta, sino también en algunos del universo.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *